martes, 31 de agosto de 2021

SOCIEDAD Y UNIDAD

Publicado en mi blog personal en Facebook: 


Los dos conceptos unidad y sociedad son inseparables, aunque en realidad debiéramos hacer referencia a unidades. Esto que presento como muy sencillo es realmente muy complejo, pues las unidades o asociaciones existentes en una sociedad son muchas y diferentes.


Pero lo que motiva mi reflexión es que sin unión no existe una sociedad fuerte y real. Y esta fortaleza depende de las instituciones que constituye la misma sociedad y que crea para cumplir sus fines; el primero de los cuales es la misma sociedad  y su  existencia. Instituciones que el derecho consolida a través de regulaciones jurídicas y reglas morales universales, que como tales también son derecho.


Toda unidad está pues constituida por partes que no son superiores a la unidad, sino un conglomerado de intereses diferentes y a veces contrarios que han de ser armonizados. Esta armonización la produce el Derecho y los poderes públicos, marcando la supemacía de los más generales y comunes a la sociedad o "el todo". Si los poderes públicos no cumplen el Derecho, ni armonizan sino que dividen se produce la corrupción y la podredumbre que deshace todo, aniquila la unidad pues surge la inconsistencia y cualquiera destruye a lo podrido. Así queda manifiesta la realidad de la afirmación " la unión hace la fuerza".


Dicho esto y mirando a España, hay desunión, no hay instituciones fuertes ni reales, es propiedad de intereses bastardos, que paradójicamente se apoyan en la democracia en una versión de la misma que ignora su raíz en el Derecho y  nos engaña por tontos sobre un buenísimo estéril, inútil e ineficaz y nos  convierte en meros siervos de sinvergüenzas a través de una "libertad" que nos dirige a la trampa que se cerrará sobre nosotros, eliminando precisamente toda libertad.

viernes, 20 de agosto de 2021

LA GOBERNANZA, ESA PALABREJA.

En varias ocasiones he dejado entrever mi desacuerdo con el concepto de la Gobernanza; palabra que ha tomado estado en nuestra política, funcionariado y administración pública. Y como pretende ser un concepto arcano, sólo alcanzable  para la clase política y la de diletantes "expertos" en administración, es por lo que la califico de simple palabreja, ya que, para lo que constituye su definición o explicación de su alcance y significado, ya existen conceptos clásicos y comprensibles para todos, como es el de Gobierno o del verbo gobernar; así de simple. Claro que eso de gobernar en la actualidad y en la realidad cotidiana empieza a ser algo desconocido y extraordinario, en cuanto está sustituido por la verborrea estirilizante y propagandística carente de acción que la convierta en hechos efectivos.


¿Por qué ha adquirido carta de naturaleza esa palabra o pretendido concepto? Muy simple por la organización territorial y descentralizada de nuestra Administración Pública, que desgraciadamente nos está conduciendo a un tribalismo en todos los sentidos, pues cada Administración tiene su Gobierno y las Comunidades Autónomas su parlamento o legislativo. Al mismo tiempo eso de la autoridad es algo que se confunde con la dictadura o el totalitarismo que corta una libertad mal concebida, pues se muestra como una idea en la que el derecho sólo es limitación y prohibición y no base de la eficacia de los derechos subjetivos y fundamentales basados y limitados por la convivencia y los derechos generales o dichos fundamentales o universales.


En esta situación, autoridad y gobierno se convierten en diálogo y comisiones retardatorias de cualquier eficacia y acción efectiva. Y así cuando el derecho pierde su sentido de poder y coacción se elimina el gobierno para la unidad superior que comprende a las diversas administraciones y se deja de gobernar y de administrar, o sea de organizar, dirigir, coordinar, controlar, actuar, etc. No hay Gobierno, hay gobiernos que extralimitan sus poderes e intervienen en espacios que no les corresponden y afectan a quienes no les están sujetos, resquebrajando la unidad y el Gobierno común. Y así surge la Gobernanza como coordinación, no de gobierno, sino de diálogo, sin control de las actuaciones posteriores. De este modo, la legislación que es común para todos, la estatal propiamente dicha, al no ser objeto de Gobierno común, lo es de muchos con criterios dispares e intereses distintos de orden partidario y electoral y consecuente demagogia. La Gobernanza es entonces la panacea y bálsamo de Fierabrás, la palabreja milagrosa y el Derecho deja de ser tal, y todo control y autoridad se remite al poder judicial o constitucional y la Administración pública deja de ser poder y servicio al ciudadano para pasar a ser un cortijo del partido o partidos políticos de turno. La burocracia política elimina a la democracia basada en el Derecho y no tanto en la ley, que puede ser contraria al mismo.

Translate

Entrada destacada

b) Sistemas selectivos. Los sistemas de selección o procedimientos selectivos para los funcionarios públicos o personal laboral tienen una...