Translate

Share It

lunes, 19 de octubre de 2009

LA LIBRE DESIGNACIÓN: Comentario al artículo 80 del EBEP


 Tengo una especial preocupación por el sistema de libre designación y sus consecuencias, si bien no dejo de considerar su utilidad en ciertos casos, pero como en mi estudio del Estatuto Básico del Empleado público me he detenido en su artículo 80, os trascribo el comentario al mismo, complementando comentarios anteriores a otros artículos e inluidos en el blog.

Artículo 80: La libre designación con convocatoria pública del personal funcionario de carrera.


1. La libre designación con convocatoria pública consiste en la apreciación discrecional por el órgano competente de la idoneidad de los candidatos en relación con los requisitos exigidos para el desempeño del puesto.

2. Las Leyes de la Función Pública que se dicten en desarrollo del presente Estatuto establecerán los criterios para determinar los puestos que por su especial responsabilidad y confianza pueden cubrirse por el procedimiento de libre designación con convocatoria pública.

3. El órgano competente para el nombramiento podrá recabar la intervención de especialistas que permitan apreciar la idoneidad de los candidatos.

4. Los titulares de los puestos de trabajo provistos por el procedimiento de libre designación con convocatoria pública podrán ser cesados discrecionalmente. En caso de cese, se les deberá asignar un puesto de trabajo conforme al sistema de carrera profesional propio de cada Administración Pública y con las garantías inherentes de dicho sistema.



Este artículo es un ejemplo más de la deslegalización fáctica que el Estatuto establece en algunos casos, al no fijar realmente unas bases o criterios y un valor a respetar. Si se compara la configuración que se establece de la libre designación respecto de la existente con anterioridad, cuyo precepto básico era el artículo 20 de la Ley 30/1984, de Medidas para la Reforma de la Función Pública, en su punto 1 b), se puede apreciar que hoy existe una libertad casi absoluta para que cada Comunidad Autónoma establezca la figura. Hay, en el fondo, en este artículo 80 una desconfiguración total de la libre designación. El citado artículo 20. 1. b), en principio, constituía también otra deslegalización, ya que en su primer punto remitía a las relaciones de puestos de trabajo la determinación de los puestos de trabajo que se podían cubrir por el sistema de libre designación, estableciendo como criterio para hacerlo el de la atención a la naturaleza de sus funciones. En realidad, pues, no se establecía tampoco una base o una guía y cada Comunidad Autónoma, a través de las relaciones de puestos de trabajo, podía hacer lo que le conviniera. Para mí se quebrantaba la reserva de ley en la materia, pues no había una verdadera regulación de la figura.

El único punto que ofrecía una pauta o una guía era el párrafo siguiente, aunque referido a la Administración estatal, que decía: En la Administración del Estado, sus Organismos Autónomos, así como en las Entidades Gestoras y Servicios comunes de la Seguridad Social, sólo podrán cubrirse por este sistema los puestos de Subdirector general, Delegados y Directores regionales o provinciales, Secretarías de altos cargos, así como aquellos otros de carácter directivo o de especial responsabilidad para los que así se determine en las relaciones de puestos de trabajo. Así pues, los altos funcionarios o los puestos que se sitúan en el vértice superior de la organización administrativa propiamente dicha y los de carácter directivo o de especial responsabilidad, así como puestos claros de confianza como las secretarías mencionadas, eran los que se podían “designar” libremente. Al menos quedaba la posibilidad de penetrar en el concepto o el deber ser o la interpretación correcta del alcance de las expresiones carácter directivo y especial responsabilidad en conexión con que en el procedimiento de provisión, según el artículo 19.1 de la Ley mencionada, se debían garantizar los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad. Estos puntos, conceptos o expresiones y su alcance y sistema de mérito y de igualdad, permitían argumentar, en su caso, ante la Administración o los Tribunales de Justicia, que se había actuado arbitrariamente o que una designación (ya que llamar nombramiento al resultado de la generalidad de las convocatorias de libre designación es un eufemismo) no se ajustaba a las previsiones legales o a la igualdad, mérito y capacidad. Pero lo cierto es que el camino estaba plagado de inconvenientes y obstáculos, pues la jurisprudencia dio la puntilla al sistema al considerar que lo era de nombramientos de confianza, normalmente, pues, de confianza política y que solamente había que motivarlos exponiendo que se tenía la competencia para realizarlos. En fin, el inicio del cáncer de nuestra función pública, en orden a las garantía jurídicas y de eficacia(*)

Si mala era la situación descrita, la actual, pese a fundarse igualmente, en virtud de lo manifestado en el artículo 78.1 del Estatuto, en los mismos principios de igualdad, mérito y capacidad, resulta peor puesto que no existe ni la referencia al carácter directivo, seguramente por la específica referencia al personal directivo del artículo 13 con el que, el que ahora se comenta, hay que considerar que guarda íntima conexión, y se reduce o limita al vago concepto de la especial responsabilidad, que en 1984 aparecía vinculada al carácter directivo con una o -para mí de comparación y equivalencia y no disyuntiva-, y se consagra al sistema como de confianza y además se apoya en la idea o concepto de la idoneidad, concepto al que ya me he referido en el comentario al artículo 13 y su configuración del personal directivo “profesional”, diciendo que acentuaba la discrecionalidad, creo que hasta convertirla en arbitrariedad. Todo ello conlleva el efecto de acabar de hecho con la libre concurrencia y con ella con la igualdad y, por supuesto, elimina la necesidad de examinar méritos y capacidades. Nadie concurre cuando conoce quien va a ser nombrado y que el sistema es de pura confianza del cargo político correspondiente. El asunto, como algunos productos alimenticios, esta precocido y sólo resta meterlo en el horno de una comisión formal, que ni siquiera va a tener que actuar ni motivar su resolución, pues la regla general será la de la concurrencia de un solo aspirante, salvo la existencia de despistado de turno, iluso confiado en la justicia o atrevido desafiador empeñado en evidenciar lo corrupto del sistema. La idoneidad, en virtud de lo antedicho, por mucho que lo diga el artículo, no se vincula al puesto de trabajo, pues entonces sería mérito o capacidad, sino que se vincula a la confianza del cargo o al “feeling" del funcionario con él.

Respecto de la conexión que guarda la cuestión con el concepto que he mantenido del directivo público propiamente dicho, hay que señalar que si se entiende que este artículo no considera al personal directivo que se regula tan indeterminadamente en el artículo 13, resultaría que la libre designación sería para niveles inferiores a los que la reforma de 1984 establecía y, como he dicho, se vincularía al vago concepto de la especial responsabilidad. El resultado no puede ser otro que la extensión de la libre designación a los niveles de simple gestión y simple dirección administrativa o mando. Es decir, nos encontraríamos con unas Administraciones públicas claramente politizadas y unos funcionarios en clara dependencia del cargo político.

No obstante la crítica efectuada al sistema y a su configuración, estimo que es posible atender a criterios de libre designación, pero sobre unas bases claramente determinadas y no con la libertad anterior y con la que se avecina en el desarrollo estatutario. Estas bases en mi criterio, debían partir de reducir la libre designación (salvo en los cargos de verdadera confianza como personal de gabinetes de los ministros o máximos responsables políticos-administrativos de las Comunidades Autónomas o secretarías de los mismos) al nivel de los subdirectores generales que tienen como punto principal de su acción el de la eficacia de las políticas públicas y el de la dirección e impulso administrativo de la organización que de ellos depende a dicho efecto, pero con conocimiento de la gestión que en ella se lleva a cabo y, por tanto, de la normativa específica que le afecta y de la general del Derecho administrativo y de la gestión administrativa pública. En realidad, pues, debería reducirse al directivo público tal como lo he venido concibiendo. En ningún caso puede alcanzar a los puestos que son garantía jurídica y de legalidad.

La discrecionalidad, pues, puede dirigirse a determinar de entre los aspirantes aquél más idóneo para hacer eficaz lo señalado, por lo que la idea de idoneidad, en este caso, significa que el cargo que tiene la competencia de designar y la responsabilidad directa en la parcela correspondiente tenga la posibilidad de elegir la persona que más se adecua a su equipo y que estima que mejor puede servir a la eficacia pretendida. La confianza no es propiamente una confianza política o de pertenencia al grupo político, sino que partiendo de una capacidad técnica previamente contrastada y de ajuste a los requisitos del puesto se elige al que, en el orden personal, para el cargo presenta mayores garantías de fidelidad para él y para el proyecto correspondiente. Repito, pues es más una cuestión de confianza personal que política, pero la capacidad técnica ha de estar garantizada.

El sistema en cambio, que ha derivado en una discrecionalidad absoluta, conlleva como he dicho un verdadero cáncer, en cuanto a la libre designación se une con carácter general el hecho de que la mayor parte de los puestos de libre designación, sobre todo en los niveles superiores, suelen adscribirse indistintamente a favor de funcionarios de cualquier cuerpo superior o de grupo A o de los cuerpos superiores del Ministerio de turno, con lo que la capacidad técnica no queda garantizada, ni la experiencia en la administración general, necesaria para no ser meramente un cargo de confianza sino un funcionario propiamente dicho, capaz de dirigir una gestión de carácter público y conocedor del ordenamiento jurídico aplicable, no para aplicarlo directamente, sino para vigilar su aplicación o para evitar, en su caso, que se convierta de modo inadecuado en una razón de ineficacia. Diríamos que ha de haber sido cocinero antes que fraile.

Lo antedicho nos hace conectar con la cuestión del directivo público, pues la realidad es que la libre designación, tal como la estoy exponiendo, para mí, lo que determina o debería haber determinado era la creación de un Cuerpo directivo o la aplicación clara del diploma previsto en la Ley de funcionarios de 1964. Cuerpo en el que debían ser exigibles los conocimientos propios de los administradores generales. Pero ello, en su momento, significó que el diploma sólo fuera de aplicación en el cuerpo superior de la Administración general, o sea el Técnico de Administración civil del Estado, por lo que la oposición de los cuerpos especiales, de los que muchos de sus funcionarios ya ocupaban puestos de dicho carácter y la conveniencia de los del citado cuerpo general que ya eran de facto directivos, anuló el diploma y conllevó la adscripción múltiple o indiferente de los puestos de libre designación. En la actualidad, los inconvenientes no son sólo los de la lucha entre generalistas y especialistas por el poder en el seno de la organización administrativa, sino las diferentes visiones que se tienen de lo que es un directivo público y que ya he comentado al tratar del artículo 13, que depende en mucho de la concepción de la gestión pública que se tenga y de que se parta de una Ciencia de la Administración basada en los principios de la empresa privada y que podemos conceptuar como de corte anglosajón o de que se parta de la particularidad y especificidad de la gestión pública propiamente dicha o burocrática, si se quiere llamar así, y vinculada al Derecho y la Política. También pesa, en consecuencia, una concepción de la burocracia distorsionada, por la cual cualquier modelo burocrático ya no es moderno y lo mejor es gestionar como una empresa privada; idea que se ve abonada por muchos intereses que se benefician de ella y que obtienen fruto en un sistema de este tipo y a costa de los presupuestos públicos.

Creo que todo lo expuesto y el exceso de doctrina ha provocado que se haya regulado mal el directivo público y que, además, se haya mantenido un sistema de libre designación que es apropiado, como he dicho, precisamente en el personal directivo y no en el resto de la organización, ya que el mérito y la capacidad desaparecería y el sistema lo sería de prebendas. En definitiva, allí donde ha de existir la doble garantía jurídica y de eficacia de las políticas públicas y de la gestión pública no puede haber discrecionalidad absoluta porque en la realidad se anulan las garantías citadas y se convierte a los funcionarios públicos en empleados de los políticos y a los servidores públicos en servidores del político y del partido. En definitiva, tal como están las cosas, se favorece la corrupción y los sistemas de financiación política y subvención al amigo o colaborador. Y todo ello se plantea por mi parte al margen de la cuestión de si todo empleado público ha de someterse al mismo régimen jurídico o ha de gozar de las ventajas de la permanencia en el empleo o ajustarse a los principios de mérito y capacidad, igualdad y libertad de concurrencia y cabe o es posible configurar espacios de gestión en las Administraciones públicas sometidos plenamente al derecho privado o al sistema empresarial, cosa en la que el Estatuto -o los que supongo, por sus contradicciones, múltiples configuradores-, ya hemos visto que no se ha atrevido a entrar o no se ha encontrado solución plena y satisfactoria.

El sistema acaba siendo un fiasco para los intereses públicos, pero contenta a todos, políticos y funcionarios, y elimina complejos sistemas racionales y procedimientos juridificados.

No me merece comentario el punto 3 del artículo, me parece, dado lo que el sistema pretende e implica, un brindis al sol.

El punto 4 la libre remoción y cese es una consecuencia lógica de la figura tal como se concibe, ya que favorece el que el cargo correspondiente pueda cesar al designado sin trabas de ninguna clase y sin motivar; basta con alegar la pérdida de la confianza, si es que en algún caso se le exigiera la motivación. Un cese condicionado a una motivación racional de ineficacia o incumplimiento de los resultados exigidos o exigibles, sería incongruente con la libertad de nombramiento que se goza y con la base de que el sistema permite a cada cargo político la configuración de equipos de su confianza. El cese libre, en casos de cambios en la organización permite al cargo de nuevo nombramiento cesar a las personas que configuraban el equipo del anterior.

Se alude a la obligación de asignar un puesto de trabajo al cesado y esta es una cuestión que conecta con el comentario efectuado respecto del punto 3 del artículo 78 y con el citado, en su momento, artículo 63 del Reglamento general de Ingreso del Personal al servicio de la Administración General del Estado y de Provisión de Puestos de Trabajo y Promoción Profesional de los Funcionarios Civiles de la Administración General del Estado.

(*)Remito, en cuanto a un mejor conocimiento de mi crítica al sistema, a mi obra La Función Pública: necesidad de un análisis conceptual y de la revisión del sistema de libre designación, publicada por el INAP

69 comentarios:

  1. Un colega jurista insiste en la idea de que no existe norma y/o jurisprudencia que impida al personal no fijo acceder a la libre designación, ¿es cierto?

    ResponderEliminar
  2. No puedo estar conforme ya que el Artículo 80 se refiere a la libre designación con convocatoria pública del FUNCIONARIO DE CARRERA y no de los funcionarios en general.

    ResponderEliminar
  3. Tengo una duda en cuanto a la libre designación: Si yo tengo un puesto de trabajo ganado por concurso y la administración en su potestad de organización cambia el sistema de provisión de mi puesto (que como he dicho era por concurso) a libre designación ¿pueden sacar una convocatoria pública para la provisión de ese puesto (mi puesto)a libre designación? si fuera positivo ¿en qué situación quedaría yo si es ocupado por otra persona?

    ResponderEliminar
  4. Debe respetarse su situación jurídica y no aplicar la reclasificación con efectos retroactivos. es aplicable el principio de irretroactividad de los actos administrativos no favorables.No obstante de todo se ve en estas Administraciones nuestras y sobre todo cuando se amortizan puestos.

    ResponderEliminar
  5. En un procedimiento de libre designación de puestos de responsabilidad si no se realiza la valoración de los méritos presentados por las personas que han concurrido a dicho procedimiento, ¿ cómo podemos tener claro que objetivamente las personas elegidas son las más idóneas y no es una arbitrariedad la teórica discrecionalidad del órgano que ha resuelto?

    ResponderEliminar
  6. Sencillamente no se puede tener claro y, además, es normal que los funcionarios sabiendo que siempre hay un candidato preestablecido, no concurran a la convocatoria.

    ResponderEliminar
  7. Me acaban de notificar hoy 21 de septiembre de 2012 un nombramiento y la consiguiente toma de posesión de un puesto en adscripción provisional con efectos retroactivos de 21 de junio de 2012. El puesto de procedencia es de libre desinación pero no tengo ninguna notificación del acuerdo de cese y no sé con fecha se hizo, si se hizo. No solo el nombramiento tiene carácter retroactivo siendo desfavorable (es un puesto dos niveles por debajo del nivel del puesto de procedencia y consolidado) sino que, además, según aparece en la observaciones del formulario de nombramiento el nuevo puesto se creó con el carácter de "a amortizar" por resolución de 27 de julio de 2012 (es decir, con posterioridad a la fecha de efectos del nombramiento). Y para más "inri", también pone que "este nombramiento deja sin efectos el de fecha 27 de junio (F1) para el puesto "x" así como la comisión de servicios (F7) de igual fecha, ambos con efectos de 21 de junio de 2012. No he recibido notificación alguna de estos últimos.
    ¿Puedo/debo recurrir?

    ResponderEliminar
  8. Me parece todo irregular en cuanto debía existir una motivación, pues son muchas las circunstancias que describe. Trate de aclarar con la Administración la situación y aunque el cese en puestos de libre designación resulta ser libre, vea el asunto con un abogado por lo de los efectos retroactivos y lo de la amortización prevista.

    ResponderEliminar
  9. Los puestos de libre designación por lo tanto deben figurar como tales en las relaciones de puestos de trabajo.
    ¿En qué supuestos no es preciso que estén detallados los puestos de trabajo en las respectivas relaciones de puestos de trabajo?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Sí deben figurar en las relaciones de puestos de trabajo. Los que no precisan ser detallados son los que obedecen a programas temporales o necesidades igualmente temporales y sujetas a término; lo que no quiere decir que no exista un respaldo normativo o un acto o resolución previos y un trámite desde el punto de vista de dotación presupuestaria, etc. en estos casos se prevé el nombramiento de interinos (art. 10 del Estatuto)

    ResponderEliminar
  11. Buenos días, Le propongo el siguiente supuesto para, si lo tiene a bien, me de su opinión.
    El funcionario X lo es de la administración A y pasa a ocupar un puesto en la Administración B por libre designación. En ese puesto de libre designación está varios años.
    Tras el cese se le asigna un puesto de la misma condición en la adminstración B.
    Se lo comento por si a usted le parece razonable que tras cesar en un puesto de libre designación pueda seguir ocupando otro puesto distinto en dicha administración. Hay quien dice que tras el cese en Administración B tiene que volver a su puesto de la administración de origen, puesto que de B no ha sido nunca funcionario como tal.
    Le agradecería mucho su opinión al respecto.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  12. En el blog o en mis comentarios al EBEP en morey-abogados o en los Comentarios a la Ley Valenciana, ya he dado mi opinión de que, en su caso, la Administración B le ha de dar destino, pues la A no tiene obligación de reservarle un puesto y es posible que no pudiera reingresar. Ahora bien, el destino tiene que ser provisional en tanto no obtenga uno por concurso o nueva libre designación o decida solicitar el reingreso en A y se lo concedan.

    ResponderEliminar
  13. Duda: puesto de libre designación, funcionarios adscripción A3, le aplican la EX11? Es posible recurrir la citada exclsuión?

    ResponderEliminar
  14. No entiendo los hechos que refiere,no conozco lo que es EX11 y no puedo responder. Ofrezca más detalle y proporcióneme su dirección de correo y le contesto.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por su excelente comentario de la norma y las prontas y útiles respuestas, he encontrado este blog por casualidad y me parece una fuente valiosísima, es encomiable que alguien dedique su tiempo generosamente a contribuir al debate en estos asuntos.

    Se me hace que la interpretación aceptada en España de este artículo, tanto por jurisprudencia como por la administración y hasta los propios funcionarios interesados es otra muestra de la antipatía de la sociedad española por funcionar según reglas claras y transparentes:

    A mi modo de ver, el punto 1 de este artículo nunca se interpretaría en una administración moderna (pienso en las anglosajonas) como un cheque en blanco a políticos para nombramientos arbitrarios.

    La apreciación discrecional debería ser racional y razonada, aún cuando sea basándose los requisitos de idoneidad fijados por el órgano que nombra (esto ya concede un gran margen de discrecionalidad). Los requisitos y los criterios de valoración, además de públicos, deberían ser razonables, porque la discrecionalidad no se concede para ignorar principios de derecho y garantías constitucionales, sino para emplear uno u otro de los varios criterios RAZONABLES posibles.

    Creo.

    De nuevo, muchas gracias por las cabales valoraciones.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por su comentario y me alegra que el blog le sea útil. Creo que lo que dice es correcto, pero quiero comentar que para que el sistema fuera racional, también debía de cumplirse el procedimiento correcto y científico del análisis de puestos de trabajo y su clasificación. En la última entrada del blog inicio un análisis histórico del papel del puesto de trabajo y de las relaciones, que explicará bastante porque estamos donde estamos.

    ResponderEliminar
  17. Buenas tardes, tengo una duda sobre la modificación en la forma de provisión de un puesto de trabajo y espero que usted pueda darme su punto de vista.

    Un puesto de nivel inferior a Jefe de Servicio configurado como de libre designación es modificado en su forma de provisión a concurso de méritos, pero por ley se establece que una vez cambiada la configuración del puesto la persona que lo ocupa solo puede ser cesado por las causas establecidas en su forma de provisión inicial,es decir, por las causas de libre designación.

    Mi duda es ¿qué pasa con la persona que ocupa el puesto cuando cesa o es sustituido el cargo que lo nombró en libre designación? ¿el siguiente cargo le puede confirmar en el puesto?

    Si no puede confírmale, ¿que forma de provisión tiene ahora el puesto?.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  18. Aun cuando cese el cargo que designó a un funcionario en puesto de libre designación, el cargo nuevo puede mantenerle en el puesto. Pero una vez el fucnionario sea cesado el puesto modificado pasa a deber ser provisto por concurso.

    ResponderEliminar
  19. Buenos días. Tengo la siguiente duda. Actualmente estoy ocupando un puesto de libre designación en el Ministerio del Interior. Por cuestiones personales, estaría muy interesado en incorporarme a otro puesto de la AGE, perteneciente a un Organismo Autónomo dependiente del Ministerio de Trabajo, el puesto es del mismo nivel y está en el mismo municipio que el que ocupo actualmente. El problema es que el proceso de cambio es complicado, debido a que el Departamento al que pertenezco deniega sistemáticamente las Comisiones de Servicio. He hablado con los responsables del puesto en el que estoy interesado, y me han comentado que siempre existiría la posibilidad de cesar en mi puesto de Libre Designación, y adscribirme provisionalmente a este nuevo puesto, y mi duda es la siguiente, ¿Se puede presentar la renuncia a un puesto de libre designación, o tienen que cesarte?, y si tuvieran que cesarte ¿Quién sería el responsable del cese, y que podría alegarse?.

    Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  20. La ley sólo contempla el cese discrecional, es decir en principio por el cargo que produce el nombramiento. La renuncia a derechos siempre es posible incluso es una de las causas que prevé el EBEP de pérdida de la condición de funcionario. Pero hay que tener muy claras las consecuencias de una renuncia al puesto o destino y muy asegurado el nombramiento provisional. Si el puesto que quiere esté vacante, el sistema más seguro es que salga a convocatoria y concurrir a su provisión, lo demás me parecen aventuras peligrosas, más tratándose de ministerios diferentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En puesto de libre designación cuanto tiempo tiene que estar un funcionario para poder concursar a otro puesto por concurso o por libre designacion

      Eliminar
  21. El Estatuto no establece límite de permanencia. El Reglamento estatal de ingreso y provisión, en su artículo 41, respecto del concurso establece la permanencia en cada puesto de trabajo de destino definitivo durante dos años para poder consursar de nuevo, pero respecto de la libre designación sólo se regula el libre cese. Sólo entendiendo que el artículo 41 del Reglamento se refiere a todo destino definitivo, cualquiera que sea la forma de su adquisición, puede entenderse que en el puesto de libre designación, si no te cesan, has de permanecer dos años como mínimo. Pero también es lógico que en los casos de libre designación se puede llegar al acuerdo con quien te designa para que te cese y soslayar cualquier problema de interpretación. La otra solución es concursar y esperar si se dice algo, pero se corre el riesgo de indisponerse con quien te nombró. Basada la libre designación en la confianza lo normal es comentar con el designante la situación y la voluntad de concursar a otro puesto o de cesar. Pero todo ello nunca garantiza que se obtenga en el concurso el puesto que se desea.

    ResponderEliminar
  22. Buenos dias, seria posible que desempeñando un puesto de libre designación de nivel 25 y teniendo nivel consolidado 18 , y te cesan ,¿podrian adscribirme provisionalmente a un puesto de nivel 22?.Muchas gracias por su ayuda

    ResponderEliminar
  23. En principio, siendo un nopmbramiento por cese, entiendo que es posible. Fue popsible llegar por libre designación a uno de nivel 25, ¿por qué no un nivel menor con caracter provicsional? Pero la carrera profesional es una mataeia que depende de la regulación de cada Comunidad Autónoma..

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias Juan , me puedes decir o enviar legislación al respecto , yo soy de la Administración General del Estado y me quieren cesar de mi nivel de puesto de trabajo 25 y pasarme en comision de servicios a uno de 18(es el que tengo consolidado) .Yo creo que no es legal pq corresponde la adscripción provisional.En que me puedo fundamentar para que me adscriban provisionalmente a un puesto de nivel 22, ¿ y si no quieren ?

    ResponderEliminar
  25. Los hechos que expone tienen un matiz, una cosa es poder y otra deber. Aunque corresponda adscripción provisional y no comisión de servicios, la Administración cumple dándole provisionalmente o en comisión un puesto de su nivel consolidado. No estimo que esté obligada a darle el puesto que Vd. quiera.

    En Reglamento 364/1995:

    Artículo 63 Adscripción provisional

    Los puestos de trabajo PODRÁN proveerse por medio de adscripción provisional únicamente en los siguientes supuestos:

    a) Remoción o cese en un puesto de trabajo obtenido por concurso o libre designación con arreglo a lo dispuesto en los artículos 50.5 y 58.
    b) Supresión del puesto de trabajo, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 72.3 de este Reglamento.
    c) Reingreso al servicio activo de los funcionarios sin reserva de puesto de trabajo, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 62.2 de este Reglamento.

    Pero antes los artículos 50.5 y 58 dicen:

    Artículo 50
    5. A los funcionarios removidos se les atribuirá el desempeño provisional de un puesto correspondiente a su Cuerpo o Escala, en el mismo municipio, no inferior en más de dos niveles al de su grado personal, en tanto no obtengan otro con carácter definitivo, con efectos del día siguiente al de la fecha del cese y de acuerdo con el procedimiento que fije el Ministerio para las Administraciones Públicas

    Artículo 58 Cese
    1. Los funcionarios nombrados para puestos de trabajo de libre designación podrán ser cesados con carácter discrecional.
    La motivación de esta resolución se referirá a la competencia para adoptarla.
    2. Los funcionarios cesados en un puesto de libre designación serán adscritos provisionalmente a un puesto de trabajo correspondiente a su Cuerpo o Escala no inferior en más de dos niveles al de su grado personal en el mismo municipio, en tanto no obtengan otro con carácter definitivo, con efectos del día siguiente al de la fecha del cese y de acuerdo con el procedimiento que fije el Ministerio para las Administraciones Públicas.
    La necesidad de que el nuevo puesto que se atribuye al funcionario sea en el mismo municipio no será de aplicación cuando se trate del cese de funcionarios destinados en el exterior.

    ResponderEliminar
  26. ¿Puede un funcionario en servicio activo con destino definitivo participar en una convocatoria para proveer puestos de trabajo de libre designación, si en la fecha de finalización del plazo de presentación de instancias no han transcurrido dos años desde la toma de posesión del último destino definitivo?

    ResponderEliminar
  27. Como en principio no veo problema, ¿qué le incita a hacer la pregunta?

    ResponderEliminar
  28. Buenas noches , le agradeceria que me resolviera la siguiente duda: Un funcionario del grupo A2 de la AGE (Cuerpo de Gestión del Estado) con nivel consolidado 18 ,al que accedió por promoción interna desde el cuerpo de administativos de la AGE ,quiere solicitar el reingreso a su antiguo cuerpo c-1 .
    ¿Se le reconocería el grado consolidado 18 en el cuerpo c-1,?
    En el momento de aprovar las del grupo A-2 su nivel consolidado en el c´-1 era el 15.
    Hay que tener en cuenta que ambos grupos son del mismo ministerio.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  29. En primer lugar enhorabuena por su blog.

    Tendría unas consultas sobre el tema.
    - Puede presentarse a un puesto de libre designación de la AGE un funcionario de cualquier admon autonómica??
    - Estoy interesado en una jefatura provincial, nivel 26, si tengo un 20 consolidado, cuantos años tardaría en consolidar el 26???
    be la posibilidad de cese, no de renuncia
    -Aunque lo he estado leyendo, sólo cabe la posibilidad de cese,no la de renuncia. Si yo quisiera irme del puesto que opciones tendría??? Lo lógico parecería negociar previamente con mi anterior admon si tienen puestos para los que yo pudiera solicitar reincorporación. Es así?? Me puedes explicar un poco este proceso???

    ResponderEliminar
  30. Perdone Victor, pero tantas preguntas obligan a repasar normas y esto es un blog y donde proceden comentarios y no consultas, aunque yo conteste en bastantes ocasiones. Le contesto sin estudio y puede que yerre. Primero no sé ni su Administración y si tiene o no Ley de desarrollo de EBEP Y si no es así regirá lo dispuesto sobre el grado y sobre su consolidación sólo tiene que estudiar la norma y lo normal es que tras dos años en el puesto consolide un 22 y así de dos en dos años hasta el 26. Presetarse o no depende de cada convocatoria y si es abierta o no a otras Administraciones. La renuncia al puesto puede hacerlo pero se le ha de admitir y creo que ya lo he dicho se pueden molestar y perjudicar su situación en la Administración. Lea el EBEP y lo relativo a la movilidad y a la situación de servicio en otras Administraciones y el caso de cese. Negociar o asegurarse que le darán un puesto en la otra Administración no está prohibido, pero desde luego no es un contrato y nadie se lo asegurará por escrito.

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias por tu rápida respuesta, lo que me queda claro con este sistema de promoción es que te puedes complicar bastante tu situación como funcionario......

    ResponderEliminar
  32. Estimado Sr. Andrés,
    me gustaría, si es posible, que me aclarase una duda que tengo. He leido su entrada en en los Comentarios a la Ley Valenciana, pero no encuentro la solución, ya no tengo el entendimiento como cuando tenía 30 años.
    Le explico, llego 15 años en un puesto de libre designación en una Universidad al que accedí medieante un concurso público (publicado en BOE). El nuevo equipo de gobierno ha decidido cesarme (y lo encuentro lógico por otro lado), pero me "enseña la puerta" y me indica que tengo que volver a mi administración de origen. Me gustaría saber si tengo algún argumento legal para rebatir esta decisión. Mi administración de origen es el estado y ya tengo mi vida hecha en esa ciudad.
    Gracias de antemano.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Mire el artículo 103. 3 de la Ley valenciana, si no me equivoco en que su destino es en la Comunidad Valenciana. Vd. debe quedar a disposición del órgano o jefatura superior de personal de la Universidad. También le afecta el artículo 125. Pero es mejor que acuda a un abogado especialista en derecho administrativo y en función pública.

    ResponderEliminar
  34. Antes de nada, darle las gracias por su inestimable ayuda y la gran labor que realiza. La cuestión que le quiero plantear es la siguiente:

    Una vez resuelta la provisión de un puesto de trabajo por libre designación en un determinado Ministerio (A), el funcionario que se ha resuelto que la debe ocupar pertenece a un Ministerio (B) diferente.

    ¿Durante cuánto tiempo pueden legalmente en el Ministerio origen (B) retener al funcionario designado?

    ¿Bajo qué causas es esta retención legal?

    ¿Tiene alguna forma el Ministerio destino (A) de forzar la salida del funcionario designado?

    ResponderEliminar
  35. El EBEP no establce límites, pero el Capítulo III del Título V que contiene la provicsión de puestos de trabajo, no entra en vigor hasta que exista Ley de desarrolo del estatuto, lo que resulta en la actualidad de vergüenza. Pero considerando que es Vd. funcionario estatal, hay que tener en cuenta el artículo 54 del Reglameto de ingreso y provisión que dice:

    "Artículo 54 Informes

    1. El nombramiento requerirá el previo informe del titular del centro, organismo o unidad a que esté adscrito el puesto de trabajo a cubrir. Si fuera a recaer en un funcionario destinado en otro Departamento, se requerirá informe favorable de éste. De no emitirse en el plazo de quince días naturales se considerará favorable. Si fuera desfavorable, podrá, no obstante, efectuarse el nombramiento previa autorización del Secretario de Estado para la Administración Pública.

    2. Se requerirá asimismo informe del Delegado del Gobierno o Gobernador civil cuando los nombramientos se refieran a los Directores de los servicios periféricos de ámbito regional o provincial, respectivamente, o a aquellos Jefes de unidades que, en su respectivo ámbito, no se encuentren encuadradas en ninguna otra de su Departamento."

    Por tanto puede reclamar que se efectúe el nombramiento, todo depende de su ánimo y consecuencias que pueda prever en su departamento de origen, si es que quiere volver.

    ResponderEliminar
  36. Buenos días,

    Ante todo muchas gracias por su blog, realmente és muy interesante.

    Mi pregunta és la siguiente, si el Capítulo III, del Título V del EBEP no entra en vigor hasta que se aprueben las leyes de desarrollo del mismo, y en consecuencia sigue en vigor la regulación de 1984, sería posible hoy en día aprobar una RLT en la que:

    Uno de los puestos a cubrir por libre designación, sea para personal laboral, del grupo A2 y nivel de destino 25?

    O funcionario interino del grupo C2 y nivel de destino 22?

    Según interpreto, con la normativa en vigor actual, sólo seria posible nombrar a funcionarios de carrera, con nivel de destino superior a 26 no?

    Muchas gracias por su ayuda.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  37. No me complique la vida. No sé ni en que Comunidad autónoma o Administración está Vd. Los puestos funcionariales no pueden ser cubiertos por laborales y hay que acudir a los principios y conceptos y no a las relaciones de puestos sólo. El nuevo capítulo y las leyes anteriores se interpretan en conjunto y de modo relacionado y si hay oposición con los principios básicos cabe reclamar. Pero todo esto forma parte del ejercicio diario de la abogacia. Si lo de la relación es una hipótesis, déjela correr y si es un caso concreto,ha de relacionar la clasificación con las normas, funciones, etc que se realizan. Si el caso es real y no está conforme o afecta a sus derechos o intereses consulte a un abogado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes,
      Mire el caso es que la Corporación para la cual trabajo como Técnico en el área de Intervención, en la CCAA de Catalunya, pretende aprobar una modificación de RLT en la que utiliza el sistema de libre designación para cubrir puestos de trabajo de personal laboral, grupo C1 y nivel destino 22. Sería legal?
      A mi entender no puesto que la libre designación és un sistema de provisión de puestos de trabajo que sólo puede ser utilizado excepcionalmente para puestos de trabajo en règimen funcionarial. És correcto?
      Para poder utilizar el sistema de libre designación ha de establecerse un nivel de destino mínimo del 26, en base a la teoría de los niveles(STS de 24 de febrero)?
      Muchas gracias

      Eliminar
  38. No se puede contestar de modo taxativo, sin documentación y estudio. Lo de los niveles y la libre designación tambien depende de la legislación. Nada es lógico, pero hay que estudiar normas. Si es una corporación local, ya que se refiere al área de intervención, ésta función está reservada a funcionarios, pero depende del puesto y si se ejercen funciones públicas o no, etc..No le puedo responder así y de modo catgórico. También hay que conocer el convenio laboral. Le repito que lo mejor es la consulta a un abogado.

    ResponderEliminar
  39. buenas tardes: Soy un funcionario de Correos, con un nivel 20 consolidado, pero ocupando un puesto de nivel 18. He solicitado pasarme en adscripción provisional a otro ministerio, como jefe de departamento con nivel 22. Existe algún problema por la diferencia de niveles? Me dicen que aunque tengo consolidado el 22, pero ocupo el 20 no me pueden conceder esa adscripción provisional al ser de nivel 22.Esto es así? Que norma regula eso? Muchas gracias de antemano por su contestación.

    ResponderEliminar
  40. Lea el aviso del día 23. La Administración debe informarle de las normas aplicables. hay problemas por la figura.

    ResponderEliminar
  41. ¿La plaza que le asignarían tras el cese de la libre designación es definitiva o la tienen que ganar por concurso y de momento estarían en comisión de servicios?

    ResponderEliminar
  42. De carácter definitivo no, de carácter provisional o quedando a disposición del máximo responsable del personal del departamento. Con obligación de conncursar para obtener destino definitivo.

    ResponderEliminar
  43. Hola.Buenas tardes. Soy funcionaria de carrera de la age (DGT), grupo C2, nivel 18 y grado 18. Mi pregunta es: podría ocupar un puesto de libre designación en una Delegación del Gobierno o Subdelegación del gob. con un nivel mayor?. Me jubilo dentro de un año y medio. Gracias por su blog.

    ResponderEliminar
  44. Como es natural, ello depende de la clasificación de puestos de trabajo o de la relación de puestos de trabajo y que en ella se considere algún puesto de su grupo como de libre designación y, después, que en una convocatoria consiga que le sea adjudicado.

    ResponderEliminar
  45. Buenas noches.
    Trabajo en una administración local. Los hechos son los que siguen: en el departamento donde trabajo (Policia) y he efectuado un estudio que demuestra que mas del 30 por ciento de la escala básica (agentes y oficiales) ocupan destinos "a dedo". En esta plantilla hay escala Superior. Desde Jefatura insisten en que es por "libre designacion" pero estamos hablando de puestos operativos, no asesores, ni nada por el estilo. Se trata de los destinos comodos o con mayor remuneración. Tampoco se cumplen los requisitos de publicidad ya que ni se convocan las plazas, simplemente se pone en estos sitios a quien el Jefe quiere..sin más. Por supuesto que nada de esto está reflejado en ningún sitio (no figuran como trabajadores con "libre designación"..no se si me explico.

    Después de toda la intruducción la pregunta es: ¿puede un Jefe de Policia Local de un Municipio de la Comunidad Valenciana poner a los policias donde él quiera sin ofertar determinados destinos?
    Muchas gracias por su atención porque, no se en otras administraciones, pero esta es de juzgado de guardia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo asunto requiere documentación y estudio. en realidad todo depende de si hay relaciones de puesto de trabajo y lo que en ellas resulte en la descripción de puestos y clasificación. No es normal en general que haya tanta libre designación, pero también puede que no haya puestos definidos en la policía local, salvo en oficinas.

      Si lee la última entrada del blog verá que, además, está toda la historia de los puestos tipo.

      No puedo decirle más. En su caso consulte a un abogado y llevele las relaciones de puestos y la estructura de su unidad si está regulada.

      Todo lo de la libre designación está desmadrado y consentido por todos.

      Eliminar
  46. María de la Nuez mire su perfil de google +

    ResponderEliminar
  47. Sr. Morey. Enhorabuena por este blog que para mí, y creo que para muchos más empleados públicos, resulta de gran utilidad.

    La cuestión que planteo es la siguiente:

    Soy funcionario de carreta de una Comunidad Autónoma, cuya Ley de FP no se ha adaptado al EBFP, y que prevé que "a los funcionarios que cesen en un puesto de trabajo y
    no obtuvieran otro puesto por los sistemas de concurso de
    méritos o de libre designación, se les atribuirá con carácter
    provisional el desempeño de un puesto de trabajo dentro
    su Cuerpo, Escala y Opción"

    Desde hace muchos años ocupo de forma definitiva un puesto de libre designación (adquirido en Convocatoria Pública) de un determinado nivel (consolidado).

    Si fuese cesado, ¿podrían asignarme a un puesto, digamos, 6 u 8 niveles inferior al del puesto de libre designación que ocupo y que tengo consolidado? o por el contrario, ¿Deberían necesariamente asignarme a uno como mínimo 2 niveles inferior?

    ¿Podría esto último argumentarse como aplicación "subsidiaria" del art. 58.2 del Reglamento 364/1995?

    Invoco, seguro que de manera ignorante, al 58.2 del Reglamento 364/1995 ya que el 80.4. del EBFP dispone que "Los titulares de los puestos de trabajo provistos por el procedimiento de libre designación con convocatoria pública podrán ser cesados discrecionalmente. En caso de cese, se les deberá asignar un puesto de trabajo conforme al sistema de carrera profesional propio de cada Administración Pública y con las garantías inherentes de dicho sistema", dado que la Comunidad Autónoma en cuestión no ha desarrollado un sistema de carrera profesional.

    Muchas Gracias

    ResponderEliminar
  48. Amigo Ramiro, me satisface mucho que el blog os sea de utilidad, pero ya hace tiempo que he comunicado que no respondería a consultas y entiendo que los comentarios que me obligan a buscar una ley y ver sus disposiciones para contestar lo son. En su caso, es seguro que la ley de función pública de su Comunidad regula el grado o similar garantía y es ese artículo el que ha de buscar, pues lo normal es que establezca la garantía de los dos niveles para un nuevo nombramiento en el caso de cese en puesto de libre designación.

    Con carácter general todo funcionario ha de conocer la normativa que le afecta en sus relaciones con la Administración y saber las consecuencias a que se somete cuando acepta una libre designación. Lea la Ley de su Comunidad y encontrará la respuesta y supongo que tendrá consolidado un grado o una categoría y él o ella marcan el nivel que se debe respetar, dos niveles abajo como máximo, para su complemento de destino o equivalente.

    ResponderEliminar
  49. Enhorabuena por su blog Sr. Morey. Estoy de acuerdo con usted en que la libre designación es el cáncer de la función pública. Sobre todo cuando los cargos politicos la entiende como una figura por la que pueden designar a quién ellos quieren sin sujección alguna a las normas. Ultimamente, estoy viendo en mi administración que nombran a funcionarios de otras escalas distintas a la que está catalogada la plaza en la relación de puestos de trabajo, ¿se ajusta esta actuación a la legalidad? Además no publican lista de admitidos porque dicen que no se lo exige el EBEP. En definitiva, creen que es un cheque en blanco para colocar y promocionar a funcionarios afines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio lo que dice no parece correcto, pero toda respuesta necesita datos y documentos

      Eliminar
  50. En el decreto de provisión y selección del personal del Servicio Riojano de Salud (http://www.larioja.org/npRioja/default/defaultpage.jsp?idtab=724659&tipo=2&fecha=2011/01/19&referencia=885795-1-HTML-427753-X) se declara en su artículo 85 que los puestos de libre designación tienen carácter definitivo ¿no parece una contradicción frente a la posibilidad del cese discreccional? ¿es legal, o sea, se ampara en alguna ley o norma anterior? un saludo y gracias por su blog

    ResponderEliminar
  51. Creo que es simplemente para poner el acento en que no es un nombramiento provisional y que no hay reserva de puesto de trabajo y por lo tanto que cuando se cesa hay que conseguir un nuevo puesto.

    ResponderEliminar
  52. Buenas,
    lo primero de todo, muchas gracias por la info de este blog que es a todas luces muy clarificador.
    Mi duda es si para ocupar un puesto de Libre Designación dentro del mismo Ministerio se necesita el informe positivo de mi superior jerárquico en mi destino actual. Se que la Ley habla de diferentes departamentos y no se si por "departamento" se entiende ministerio. Es un puesto que me subiría solamente un nivel pero sobre todo cambiaria de provincia lo cual me interesa, si bien se que mi superior jerárquico en mi destino actual deniega sistemáticamente todas las comisiones de servicio.

    Gracias de antemano.

    ResponderEliminar
  53. Muy amable por su pronta respuesta. Entonces, puede entenderse que no hay obligación legal de informe favorable de mi superior jerárquico en mi puesto actual en el caso de concesiones de puestos de libre designación al se dentro del mismo Ministerio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería lo lógico. Pero en esta Administración nunca se sabe

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  54. Soy funcionario interino por programa y me han seleccionado para puesto libre designación pero me piden que renuncie a mi puesto de interino con anterioridad a la toma de posesión es esto así

    ResponderEliminar
  55. Hace tiempo he manifestado que no contesto consultas. Pero, además, la suya es imposible de responder
    Los datos son insuficientes y la libre designación es un sistema de provisión para funcionarios de carrera.

    ResponderEliminar
  56. Buenas, en mi Ayuntamiento, pretenden que un compañero y yo, Agentes de Policía (C1), ejerzamos como responsables de sendos grupos de trabajo. Hemos solicitado el nombramiento ya que se trata de un puesto superior, con complementos superiores. Que después de tres meses y ante ausencia de tal nombramiento la jefatura accidental nos ordena realizar dichas funciones. Ya que nos hemos negado al no tener nombramiento alguno. ¿Estaríamos hablando de un fraude de ley? ¿O cuál sería el caso en el que estamos?. Muchas gracias de antemano y gracias por tener este blog.

    ResponderEliminar
  57. Los datos son insuficientes para contestar algo. Conecte conmigo a través del perfil de google +

    ResponderEliminar
  58. Hola. Ocupo un puesto de libre designación desde hace un año y me gustaría concursar. Lo he hablado con la persona que me nombró y está de acuerdo. Las bases del concurso dicen que tienen que haber transcurrido dos años desde la toma de posesión del último destino definitivo.

    ¿me tiene que cesar para poder participar en el concurso?

    Gracias

    ResponderEliminar
  59. Respuestas
    1. nadie. Simplemente creo que no cumplo con los requisitos para presentarme. Está en línea con el comentario del 25 de junio de 2013.

      Eliminar