sábado, 20 de junio de 2020

LA CIENCIA DE LA ADMINISTRACIÓN COMO COMPONENTE DE LA CIENCIA POLÍTICA

La lectura promueve la reflexión y aumenta la creatividad. Y eso pasa en mi lectura del escrito de Omar Guerrero en la edición de la obra de Von Stein: Tratado de teoría de la administración y derecho administrativo. Y ello porque todo lo que se dice en referencia a dicho autor y a la Ciencia de la Administración, reafirma la importancia de la Administración pública y nos pone en conexión con la política en su versión clásica, racional y moral, frente a la corrupción actual. Pone en evidencia la importancia de que el ciudadano sea consciente de esa importancia y de la repercusión que ella tiene en su vida. Puede parecer que  esto está al margen del derecho, pero nada más equivocado, el derecho es obra política y su eficacia y garantía depende de la Administración en equiparación al Estado o como parte del Poder ejecutivo. 


Hay párrafos esenciales para mí. Así al referirse a la Administración y la Constitución, Omar Guerrero nos, resume de lo dicho por Von Stein, que así como todo ciudadano ha de ser consciente de la constitución política de su Estado en el futuro la verdadera justificación para participar en la vida pública radica, en igual medida, en una conciencia clara de la administración, asi como de sus tareas y su derecho. Efectivamente Stein asegura que "ningún Estado se ha formado cabalmente si no pone la teoría de la administración aequo iure al lado de la teoría de la constitución". El poder Ejecutivo es el organismo por medio del cual los principios de la constitución se convierten en administración, pues en cada punto de esta última, la constitución produce la ley que el poder ejecutivo pone en acción. El elemento que une la idea del  Estado y la administración en general, y especíalmente la administración interna, es el poder Ejecutivo. Es de tal manera como el "Estado vivo"  emerge en la Constitución, la ejecución y la administración.


Es indudable la importancia de lo que significa esto y también la escasa atención que se le presta, haciendo más hincapié en cuestiones como la psicología de la organización  y otras que, siendo importantes, no guardan algo tan vital o esencial como lo que expone Stein. Y resume Guerrero, un poco más adelante, diciendo, al referirse a la voluntad constitucional y del Estado, que: Por consiguiente, una constitución  sin el actuar de la administración está privada, de contenido, de objeto, en tanto que la administración sin la constitución se vuelve impotente. Y así, digo yo, a través de esta ejecución, que es política, aparece el carácter jurídico de la Administración y su base constitucional que  la convierten en institución y poder. Política,  Derecho y Administración, en un régimen administrativo, configuran una trinidad indisoluble y base de un estado democrático.



Pero, además, me refería en la última entrada a la importacia de la obra de ciencia de la Administración del profesor Baena, y lo reflejado antes nos evidencia dicha importancia, pues manteniendo una ciencia de la Administración que se inserta en las ciencias políticas, quitaesencia su acción centrándola en esta conexión, de modo que ya no reviste sustancialidad  su identificación con toda la actividad de Estado. Principalmente porque la ley o el derecho la regula y de ahí el predominio del derecho administrativo. De otro lado, la  denominada como policia de seguridad tambien se juridifica, administrativa y penalmente.


De este modo la administración es ejecutora y complementaria de la ley.

Para señalar o distinguir la acción política del gobierno, la organización y los principios de la buena administración o sus técnicas pasan a un segundo plano, a una especie de parte especial de la Ciencia de la Administración. Y la parte que podemos considerar nuclear o general, muestra  la conexión con la poĺitica y de ésta, al igual que la ciencia de la policía, como la dirigida a proporcionar el bienestar de los ciudadanos. El instrumento poĺítico para ello son las políticas públicas y la ciencia de la administración se ocupa de la actividad administrativa para hacerlas efectivas y de su organización como centro de una red de relaciones encaminadas a conseguir que los diferentes intereses sociales se conviertan una política y fin del Estado. La organización y la estructura pierden peso para centrarse en la red de relaciones y los puntos o puestos de conexión en la misma, entre los sujetos y grupos sociales e institucionales.

La existencia de dicha red definida por Baena nace de su gran investigación que da lugar a otra de sus obras: Elites y conjuntos de poder en España, 1939-1992: un estudio cuantitativo sobre parlamento, gobierno y administración y gran empresa.


De este modo se nos ofrece una panorámica de poder e influencia que interviene en la acción política y administrativa. Ciencia de la Administración y Derecho administrativo ya no son equiparables, aunque se relacionen. La Ciencia de la Administración como he dicho se quitaesencia, valga la redundancia, se cientifica y al centrarse en la acción administrativa respecto de las políticas públicas, al hacerlo, conecta con la política y, paradójicamente, regresa a una identificación con toda la acción del Estado. Diríase que surge un neoclasicismo en la ciencia administrativa española.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Entrada destacada

La lectura promueve la reflexión y aumenta la creatividad. Y eso pasa en mi lectura del escrito de Omar Guerrero en la edición de la obra...