viernes, 3 de julio de 2020

SOBRE LA APLICACIÓN DE ALGUNAS REGLAS DEL FÚTBOL O LA ACOMODACION A LO PRÁCTICO.

En las últimas entradas he intentado poner de manifiesto la importancia de la Administración pública e, incluso, que llega a identificarse con la actividad del Estado y se nos muestra su indisoluble conjunción con el Gobierno. Pero nada de ello sirve. No conozco partido político alguno que ante dicha importancia nos diseñe un claro programa que la considere y nos proponga el modelo de la Administración pública que quiere. Es, sencillamente, porque a todos les sienta muy bien el modelito que implica que aquélla sea su propiedad y juguete. Por eso hoy voy a cuestiones más banales, voy a hablar de la actualidad de algunas reglas del fútbol y sus fundamentos que van cambiando hacía el terreno práctico.


Los aficionados al fútbol han pasado de chillar al arbitro, en tiempos de no confinamiento ni pandemia a criticar al VAR. Como aficionado valenciano que ha visto que su equipo veía anulados goles porque una uña del pié o un pelo de la cabeza estaba por delante de la del adversario y como estudiante universitario que para eludir los exámenes de gimnasia se apuntó como arbitro de futbol del campeonato universitario valenciano, llegando a pitar la final y amante del derecho y la administración, no llego a comprender algunos cambios. Vamos con el fuera de juego.

Empezaré con la explicación finalista que un amigo arbitro de fútbol de primera regional me explicó al respecto. Me dijo que la esencia de la regla es que nadie obtuviera una ventaja no competida y ganada por el esfuerzo. Los que hayan jugado al fútbol en el colegio y en el patio del mismo, recordarán como, a la hora de componer equipos, al muchacho que no era un "jugón" se le admitía pero se le enviaba al lado de la portería para que, en su caso, se limitara a aprovechar rebotes o pases largos y meter gol. No competía estaba como dicen los cazadores "a la choca".

De este fundamento se llega a decir que está en fuera de juego el que está más adelantado que dos de sus adversarios y en campo contrario. Como todo depende de la situación o posición de los árbitros, siempre el público renegó de los goles anulados por esta causa. Llegó la moviola en la televisión y los problemas aumentaron, pues lo imposible de ver en el campo, sí lo era a cámara lenta y con parón de imagen. De ahí a la aplicación de los sistemas técnicos apoyado en cámaras en los campos se ha llegado al denominado VAR y con él no se busca ya la evidente posición adelantada del infractor sino que se traza una línea y se ve hasta el más mínimo detalle y así es  como media uña puede, aunque hayas corrido y competido, aunque el contrario te haya cedido voluntariamente el terreno, aunque la jugada sea una bella obra de arte, hacer que un gol sea anulado. Ya no existe el "estar en línea" . El fin que perseguía la regla en sus inicios se ha subvertido.

Otra regla, las manos como infracción sancionable se fundan en su voluntariedad, aún hoy. esa voluntariedad queda a apreciación del árbitro y hoy también del VAR. Pero no se puede saber o conocer la real voluntariedad y se acude a signos externos para decidir. Antes ese signo era "la mano va al balón y no el balón a la mano" Creo que era un criterio sencillo, pero no tanto, pues se puede mover el cuerpo hacía el balón y entonces cabe considerar que has ido al encuentro del balón. Luego vino lo de las "manos separadas del cuerpo". ya hace años creo que ví el nacimiento de esta consideración. En un partido en Valencia el arbitro Ortíz de Mendibil, pitó un penalty al defensa Piquer, que con los brazos abiertos, y manos con ellos, en posición algo inclinado y en el área miraba los pies del contrario que estaba dispuesto a centrar al área. El balón fue a una de sus manos y el arbitro decretó penalti. Asombro, gritos, insultos. "Pero si el balón a ido a la mano", etc. Como entonces los árbitros hacían declaraciones, éste se explicó. Al abrir los brazos y las manos el defensa trata de cubrir un espacio para que no pase el balón y al hacerlo si el balón le da en ellas considero que es por un  hecho voluntario. Más o menos así se explicó.  Motivación aceptable.

¿En qué ha quedado esto? Pues que podemos llegar a ver unas cómicas carreras y saltos de personas que como bolos de soldaditos han de tener pegados su brazos al cuerpo. No puedes, pues, ser natural en el movimiento y utilizar los brazos en el esfuerzo pues, necesariamente los separas para impulsarte y correr o saltar.  Se ha exagerado, pero se ha simplificado para el arbitraje, ya no juzga simplemente mide.

Y por último, que alguién me explique, ¿por qué ha desaparecido el  libre indirecto en el área? Era un arma más eficaz que esas advertencias, siempre ignoradas,  que se hacen antes de los saques de esquina a lo jugadores que se obstaculizan. Tampoco se considera el juego peligroso en el área aunque el pié del defensa deje sin pelo al delantero. Repasen la regla 12 por favor. es un lance vistoso del juego y una sanción prevista, pero que sólo se utiliza fuera del área. No sean cobardes.

Bueno, esto es derecho y también hay Administración. Puede que interese a más gente si es que llegan a esta entrada,


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Entrada destacada

En la última entrada, basándome en Hegel partía de la identificación entre Estado y Sociedad Civil. Siguiendo con las lecturas que, lenta ...