domingo, 19 de julio de 2020

LA ADMINISTRACION INTERNA EN STEIN

Sigo con mis lecturas de los clásicos Hegel y Von Stein y los asimilo de acuerdo con mi nivel de entendimiento y ajustando su contenido a mis preocupaciones principales, a mi experiencia o edad o condensando las ideas más sencillas que a ellos se amoldan o me convienen. Lo que más me gusta, en este sentido, es la aparición, dentro de la complejidad, de la sencillez, de unas lineas generales que configuran lo que significa en primer lugar la Administración pública. En Stein lo vemos en su concepción de lo que llama la Administración interna, en cierta separación de la exterior y de la de finanzas. Pero antes de entrar en ello, resalto que en ambos autores se nos presenta la individualidad o lo particular y lo universal y su relación inevitable como animal social que es el hombre.
A este respecto había escrito el otro día sobre la particularidad y la universalidad, no lo hice aquí y lo hice en un blog personal en Facebock. Aunque lo voy a copiar para luego  relacionarlo con Stein. Digo lo que sigue:


La lectura y el estudio es la base del conocimiento y del entendimiento y saber correspondiente. esto que puede ser una perogrullada creo que lo he aprendido tarde y puede que sea porque todo estaba condicionado por la necesidad inmediata y la utilidad también necesaria. De este modo la lectura podía ser simple ocio y placer o una obligación de estudio que limitaba nuestros deseos juveniles de vida y diversión. Hoy, anciano, la lectura sigue siendo ocio, pero también una necesidad de actividad intelectual que me beneficia y mantiene, y llega a ser un placer y puede que fundamento del saber de los ancianos, cuya transmisión es quizá su última contribución social.

Por eso hoy voy a un tema complejo y, paradójicamente, sencillo. Una reflexión que me produce el retorno a mi lectura de Hegel y sus principios de la filosofía del derecho, en el capítulo de la La Sociedad Civil. Término que no hemos parado de escuchar en nuestros políticos actuales. 
Me viene en este momento la idea  de que no puede haber pensamiento o ciencia jurídica que no parta de los social, porque ser social es esencia de la humanidad. Voy a lo que Hegel ha promovido en mí. Así nos dice que " cuando se representa al estado como una unidad que es sólo comunidad lo que se mienta es exclusivamente la determinación de la sociedad civil". Así, pues, digo yo que estado y sociedad civil son inseparables y ello me llevaría a más complicadas reflexiones y conexiones con mis pensamientos escritos.

Pero sigo con dos párrafos más de Hegel. Sigue diciendo :" En la sociedad civil cada uno es fin para si mismo y todos los demás no son nada para él. Pero sin relación con los demás no puede alcanzar sus fines; los otros son, por lo tanto, medios para el fin de un individuo particular. Pero el fin particular se da en la relación  con otros, la forma de la universalidad, y se satisface al satisfacer el mismo tiempo el bienestar de los demás ". Y acaba el punto diciendo: "La particularidad, limitada por la universalidad, es únicamente la medida por la cual cada particularidad promueve su bienestar".

Según el pensamiento de cada lector la lectura de estos párrafos pueden provocar distintas reacciones. A mí me han hecho pensar primero en la familia, luego en las asociaciones, etc. De modo que vamos constituyendo conjunto de unidades y particularidades que constituyen la universalidad y que constituyen instituciones por historia y regulación jurídica. Pero también me llevaría más a la relación entre liberalismo y socialismo y la idéntica situación que se da entre particularidad y universalidad. Y para acabar esta abstracta reflexión, añado que como una base del derecho y de lo social e incluso del cristianismo es el respeto del individuo, por tanto, de la particularidad; sin ese respeto no hay universalidad, no hay derecho, es la anulación de la persona y un dominio dictatorial, anulador, masificador e inhumano. Por eso también considero que no existe socialismo democrático si no se respeta la libertad y lo individual y no hay liberalismo si se olvida lo social y el beneficio colectivo. O sea, si ambos son inhumanos.

No quise convertirlo en entrada de este blog, pues no ponía referencia a la Administración pública, aunque sí a la Sociedad civil y el Estado. Pero al volver a Stein, en el libro que prologa Omar Guerrero, me encuentro con puntos plenamente relacionados con esto, al referirse a la Administración interna, la cual define como el conjunto de todas aquellas actividades del Estado que le brindan al individuo las condiciones de su desarrollo individual y que él mismo no puede alcanzar por su propia fuerza y esfuerzo. Si antes era la sociedad civil y el estado los aspectos colectivos y universales, ahora la Administración pública es la actividad dirigida a beneficiar al individuo, lo colectivo va hacia lo particular para beneficiar así a la universalidad, a la colectividad o a esa sociedad civil. Por eso Stein nos dice:

Por lo tanto, la vida personal tiene dos ámbitos, el primero de los cuales es la personalidad física y el segundo la vida espiritual. En los dos ámbitos el ser humano avanza y se desarrolla, y como individuo también adelanta en pro de la comunidad; pero como en la existencia del individuo enfrenta condiciones que no puede vencer por si mismo, brindarle apoyo para que  su autonomía personal no se restrinja es la primera tarea de la administración interna. Esto hoy me parece el abc y más resaltable porque, seamos realistas, hoy se está olvidando plenamente y, al revés, dirigiendo la administración interna a eliminar la autonomía individual, que comprende la vida espiritual de cada uno.

Pero Stein nos dice que el límite de esta tarea del Estado en su administración interna está dado, consiguientemente, por la idea de que la comunidad jamás debe brindar al individuo lo que éste pueda conseguir por su propia fuerza, la administración interna debe brindar, no el desarrollo espiritual, físico, económico o social, sino sólo las condiciones del desarrollo. Y apuntilla Stein: toda administración que dé más, echa a perder el progreso del pueblo, cada administración que dé menos, lo obstruye.........Si hace esto entonces genera el bien supremo, la libertad efectiva.........pero la libertad efectiva consiste en la posesión de las condiciones de la autonomía individual.

Filosofía del derecho y ciencia administrativa confluyen en las bases de la comunidad y de la individualidad, personalidad y libertad del hombre. Comparen los hechos y la acción política (pues administrativa ya no sé si existe) en nuestro Estado y sus gobiernos, que paradójicamente basados en la autonomía territorial destruyen la del individuo y van a hacer lo que señala Stein como inapropiado, formar espiritualmente al individuo y con ello obstruir su progreso económico y social. Y no premian el esfuerzo que a su formación contribuye y la acrece y hace  la sociedad fuerte, no dependiente, ni muelle ni acomodada. Creo ahora que el respeto al individuo equilibra el liberalismo y el socialismo y evita confundir la libertad con el vive como quieras sin respetar a los demás. Cuando esa falta de respeto se da en la acción política y administrativa no hay libertad ni democracia, hay despotismo desilustrado y dictadura plena e inmoral. Y hay que ser conscientes que estamos en eso.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Entrada destacada

En la última entrada, basándome en Hegel partía de la identificación entre Estado y Sociedad Civil. Siguiendo con las lecturas que, lenta ...