viernes, 31 de julio de 2009

GUARDIAS CIVILES


Ayer dos de estos funcionarios han sido asesinados, precisamente en razón de su función e importancia y la respuesta oficial ha sido la misma que tantas otras veces. Creo que es necesario reflexionar respecto a esta situación política, ya que no creo que sea propiamente social, aunque la guardia civil haya sido objeto tradicionalmente de una imagen negra y folclórica que en nada favorece a su realidad y misión. Hay muchas cosas que contribuyen desde el propio sector político al desprestigio de las instituciones y los meros gestos de condolencia pública ya no son suficientes, hay que penetrar en las raíces que causan esta situación.

El Estado o una parte de él, no su Administración, puesto que la voluntad está depositada en el sector político y de gobierno, ha renunciado a ejercer buena parte de sus competencias y como señalaba el otro día ha sorteado la Constitución en la toma de muchas decisiones y, sin contar con los ciudadanos, nos está “reconstituyendo”. En el caso que nos ocupa hay que pensar en la renuncia al control de la educación que se imparte en las autonomías nacionalistas y medir las consecuencias, en su caso, de que se menosprecie a España y las instituciones que la representan e, incluso, que se puedan considerar como el enemigo a destruir. Por ejemplo, desconozco quien es el alto inspector en Educación en la Comunidad Valenciana. Puede que sea un funcionario que huye de toda publicidad o puede que se le esconda, pero la sensación es que no existe y que no se ejercen competencias en la materia.

En virtud de una actitud democrática y de la novedad de su institución en España parece que cualquier actitud por desaforada que sea es admisible. Así yo he vivido, en los principios del cambio político, manifestaciones en las que nadie criticó que se gritara “Viva ETA” y "ETA ven y mátalos" y algunos de los que presidian la manifestación fueron asesinados por ella tiempo después. No es bueno el silencio en estas ocasiones, quien calla otorga o, al menos, parece que lo haga. También vemos que los políticos emplean términos como “negociar” al referirse a conversar ETA, término que aplican siempre que quieren señalar que se ha hablado con dicha organización por todos los gobiernos. Nadie critica el término, que implica que las partes que negocian están en un mismo plano, al contrario, cada partido político arroja al opuesto su “negociación".

Los hechos acaecidos son responsabilidad de muchos y hora es que se actúe de modo diferente. Los guardias civiles son funcionarios que cumplen una misión esencial y que pagan con su vida, en muchos casos, este ejercicio. Verdaderos funcionarios públicos, pues; nada que ver con los cargos políticos y su vida muelle o con los funcionarios que trabajan en las covachuelas de la Administración y lo dice quien puede considerarse incluido, en su tiempo, en dicho sector de ejercicio burocrático corriente. Funcionarios que, proporcionalmente con su riesgo e importancia y respecto de los burócratas, están mal pagados económica y socialmente.

Eduquemos a nuestros ciudadanos y a nuestros niños en el conocimiento y respeto de estas instituciones y no fomentemos su degradación. Los jóvenes muertos ayer y los que les han antecedido lo reclaman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Entrada destacada

El poder sin fuerza no es tal, ya en su momento dije lo mismo respecto de la ley y ésta es la fuente de todo poder y la que legitima su us...