jueves, 26 de julio de 2012

LOS POLÍTICOS Y LA FOTO

Es indudable que  nuestros políticos están en horas bajas y que la crítica se ceba en ellos, pero la realidad es que en España hay muchas cosas que replantearse. En este blog se viene poniendo de relieve la estrecha relación entre política y administración y repetidamente se ha expuesto lo dicho por Alejandro de Oliván de que administrando se gobierna. Y es que una cosa es gobernar y otra ´"hacer política". Entendiendo por política lo que se hace en el seno del partido político correspondiente en ejercicio de la oposición o en defensa de las medidas del gobierno formado por sus partidarios o hacer propaganda y laborar para conseguir votos y desgastar al contrario o moverse en el seno de la correspondiente burocracia para conseguir en su día un puestecito o puestazo retribuido. Labores todas estas en las que parece que es necesario aparecer en los medios de comunicación y estar presente en todos los ajos (tertulias incluidas), bien para marcarse tantos a favor, bien para evitar o paliar las críticas cuando pueden aparecer y dañar la imagen del gobierno o del partido y, muy frecuentemente, como estamos viendo, para señalar que todo tiene su raíz en los tiempos pasados y en la responsabilidad del anterior gobernante.

En tanto estas labores se producen y cada día más el político de turno se desgasta apareciendo en televisión y mostrando sus carencias, tics y argumentos indefendibles, la Administración o bien está totalmente desatendida o trabaja desesperadamente para solucionar el problema que se produce. Así, tras los incendios de Valencia, cabe preguntarse ¿qué papel realmente importante jugaba la presencia de los máximos mandatarios del gobierno autonómico y de la oposición? ¿cuál ha sido su efecto? En cierto modo parece lógico que quienes gobiernan y son responsables de la acción administrativa estén presentes y se preocupen, pero lo malo es la continua y repetitiva utilización de cualquier medio de comunicación para hacerlo evidente hasta el aburrimiento o hasta provocar el exabrupto o la risa de quien lo ve y al mismo tiempo aprecia la magnitud del mal que se está produciendo.

Por eso me gusta la crítica de los socialistas de Yátova en general y en especial por lo que afecta a los dirigentes de su propio partido, tal como pueden ver aquí, pues aun cuando, al igual que al ejercer la oposición, puedan existir intereses de grupo, lo cierto es que nos revela cómo frente a la seriedad de hacer política y ser responsable en dicha acción contribuyendo a mejorar las cosas y colaborar para solucionar los problemas, lo que importa es todas esas labores que hemos señalado y dirigidas a constituir la oligarquía dominante en la organización del partido, pero sin conectar con la opinión pública o el sentir general. La foto acaba siendo el objetivo principal, pero en realidad lo que acaba es en el desprestigio de lo que se ha dado en llamar clase o casta política, según acentos y gustos.

Es necesario que se evidencie la labor de la Administración y que quede claro si sus defectos le son atribuibles o, en realidad, lo son por la mala acción política que ignora a aquella o, en su caso, la perjudica. Desde este blog se está reclamando la importancia de la Administración pública, pero también la casi absoluta pérdida de la misma y de sus fundamentos, para convertirla en un mero aparato de asistencia personal a los intereses del político y del partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate

Entrada destacada

La real y escasa aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña que he considerado, entre otras causas, consecuencia del miedo...

Entradas más vistas