lunes, 5 de abril de 2010

DECÍAMOS AYER

Repasando mis papeles encuentro una entrevista que se me hizo en diciembre de 1986 para una revista-diario, La oposición, nacida al hilo de las primeras oposiciones en la Comunidad Valenciana y una vez en vigor su Ley de la Función Pública. Se me preguntaba en mi condición de Director del Instituto Valnciano de la Administración Pública. Eran tiempos de inicio de una nueva Administración y existía optimismo. Por mi parte, con 46 años, lo que decía era lo que pensaba y ahora sé que era así y no un proyecto político asumido por la institución autonómica; por eso las cosas fueron las que fueron y son las que son. Pero es ilustrativo conocer lo dicho entonces, en algunas de sus partes.

A la pregunta de qué era el IVAP y sus objetivos, respondía:
Hay que decir en principio que se trata de un instituto, no de una escuela; es decir, no es solo un centro de formación de funcionarios. Tiene una parte a la que podríamos denominar la "Escuela de la Función Pública", que se convierte en un centro de selección, por un lado, de los futuros funcionarios de la Administración de la Generalitat, y además en un centro de formación de esos otros funcionarios que lo eran, que ya estaban dentro de la Administración, especializándolos en las materias.

El IVAP será también el núcleo de formación de los directivos, es decir, en ese perfeccionamiento habrá también la creación de un núcleo directivo de esos funcionarios.

De otro lado, el IVAP tiene que ser, y está empezando a serlo, un Centro de Investigación sobre la Administración Pública, en general, y especialmente de la nuestra. Cualquier empresa privada estudia lo que pasa para cambiar sus acciones y conseguir en todo momento los fines que persigue.

En estos párrafos están presentes buena parte de las ideas que vengo exponiendo en el blog pero no eran realidad ni creo que se pueda decir que lo han sido. Cuando se intentó realizar la creación del núcleo directivo se me dijo que lo que trataba de crear era una élite y en cuanto a la investigación cuando se hizo un estudio y análisis de las políticas públicas en la Generalitat, bajo la dirección de Baena del Alcázar, surgieron cuestiones "políticas" que lo dejaron en un cajón.

El periodista, Clemente Sanchis, ante lo último reflejado pregunta: ¿Este hecho de cambiar acciones y actividades significa que no sirve el funcionario anterior?
No. Eso sería decir que el funcionario nunca ha valido. La verdad es que la Administración Valenciana ha recibido un funcionario de administración períférica con una formación determinada. Esta formación no era la de estar al lado del núcleo político, porque el funcionario no ha estado nunca al lado de las decisiones políticas. Madrid decía lo que se tenía que hacer y el funcionario obedecía, gestionaba. Por lo tanto, quiero decir que es aprovechable ese funcionario que hay transferido, pero lo que nos ha faltado es ese alto funcionario que se ha quedado en Madrid ayudando al núcleo de poder. Por lo tanto, ese alto funcionario aquí lo tenemos que crear. Es algo así como una bisagra entre la política y la Administración.

Dice el periodista: Pero, es que, generalmente, siempre se ha pensado que el funcionario nada tenía que ver con los políticos, que su misión era únicamente esa, la de ser funcionario.

Esto no es así. Digamos que no es lo mismo la neutralidad que el ejercicio imparcial de las funciones, que es lo que dice la Constitución. O sea, ser neutro no puede ser, porque la política y la Administración son inseparables; Gobierno y Administración son lo mismo, son el poder ejecutivo. Entonces casi será al revés. El funcionario tiene que ser político en el sentido de que va a tener que cumplir la política del Gobierno. Lo que sucede es que debe ser imparcial en su ejercicio, porque al mismo tiempo él tiene como guia, y eso lo aprovecha mucho el funcionario y lo utiliza el burocrata, la ley, porque quien marca la política finalmente son las leyes. Entonces, cuando surge un conflicto entre el político y la ley o de la interpretación que de ella hace el funcionario, es cuando a veces se habla de ejercicio emparcial de las funciones, pero lo que está claro es que no hay una neutralidad en el sentido de que la Administración no es neutra, la Administración cumple la política del Gobierno, y ésta no puede ser neutra.

Bien con los defectos propios de la entrevista la idea a transmitir era clara. El periodista preguntó sobre el tiempo en obtener resultados y finalmente sobre el perfil del funcionario futuro de la Comunidad: ¿Cuál será el perfil de ese funcionario?

Es dificil decirlo. Yo creo que vamos a cambiar hacia un funcionario que comprenda más la tarea política. Por lo tanto va a estar más cerca de los centros decisorios y va a participar más de los mismos. Este funcionario, pues, necesita que se le dé una formación más íntegra. Será, pues, un hombre con iniciativa, con capacidad, con necesidad de reflexión, un hombre abierto a las sugerencias e iniciativas políticas. Tiene que romper con su rutina, con lo que tradicionalmente está haciendo, para tratar de comprender cuál es la finalidad política e inmediatamente marcar cuáles tiene que ser las pautas de gestión para conseguirlo. Por lo tanto, tiene que ser creativo. Para lograr este tipo de funcionario creativo hay que trabajar mucho, porque hay que darle mucho concepto y tiene que pasar una etapa de conocimiento de la gestión. Hay un proceso, que vamos a sufrir pronto, y es que vamos a tener generales que no han pasado antes por ser coroneles o tenientes. Esto será un "handicap" para el principio de esta organización, porque hay que procurar que antes de ser generales sean tenientes, es decir que vayan comprendiendo la organización. Serán creativos en la medida que conozcan la gestión.

 Manifestaba ya entonces la conexión con las políticas públicas. Pero no sigo, la relectura de toda la entrevista suscita en mí sentimientos contradictorios. Me quedo con el hecho de que lo dicho o es literatura o ciencia ficción, en cuanto nunca formó parte de una política pública, sólo eran mis opiniones y un poco de mis deseos. ¿La realidad? A otros corresponde valorarla. Puede que lo reflejado complemente, en cierto modo, las reflexiones que Manolo Arenilla nos hace sobre la reforma administrativa, ya que son reflejo de un momento importante de la misma en España.




2 comentarios:

  1. muy importante y sobre todo hay que prestar mucha atención a la calidad en la formación de los empleados que trabajan en la administración pública

    ResponderEliminar

Translate

Entrada destacada

De lo reflexionado hasta ahora, la cuestión  del reparto de competencias entre estado federal y estados federados sería el problema princip...

Entradas más vistas